Ypsi – Manuel Iglesias Soilán

Psicología, talleres y proyectos educativos

¿Y psi… tomáramos decisiones más irracionales en grupo que de forma individual?

Posted on

“Cuando la situación es adversa y la esperanza poca, las determinaciones drásticas son las más seguras”

Tito Livio

¿Alguna vez te has preguntado cómo es posible que tantas personas estuvieran de acuerdo en llevar a cabo el Holocausto? ¿O por qué algunas personas se radicalizan tanto como para atentar contra la vida de inocentes en Las Ramblas? ¿De qué forma ha conseguido Kim Jong-un que la gran mayoría de su pueblo le idolatre?

En todas estas cuestiones intervienen factores de una complejidad mayúscula, pero un elemento importante es, sin duda,

el proceso de pensamiento de grupo o“groupthink”.

Tras estudiar varios episodios de resultados desastrosos de EE.UU., como la derrota enla Bahía de los Cochinos o el Escándalo Watergate, el psicólogo Irving Janis descubrió el fenómeno“groupthink”, un tipo de pensamiento que se produce en grupos cohesivos en los que estar de acuerdo es más importante que el análisis objetivo de la situación. Este fenómeno conlleva fuertes presiones del propio grupo que se traducen en un daño a la eficacia mental, la comprobación de la realidad y el juicio moral de los miembros (Janis,1972, p.9), por lo que las decisiones tomadas bajo este proceso serán, como poco, catastróficas.

¿Qué características tiene que tener un grupo para caer en el síndrome de pensamiento de grupo?

 La predisposición inicial más importante esel sentimiento de cohesión grupal, es decir, cuanto más unidos se sientan los miembros de un grupo, más irracionales serán sus decisiones y acciones hacia otros grupos. Por ejemplo, en el caso del nazismo alemán este sentimiento era fuerte, puesto que creían que tenían varios enemigos en común contra los que luchar. Sin embargo, para que se produzca el pensamiento de grupo, este sentimiento debe estar acompañado también de los siguientes factores:

Aislamiento respecto a influencias del exterior: El ejemplo más representativo quizá sea el del régimen norcoreano de Kim Jong-un, ya que su fuerte aislamiento del resto del mundo hace que sea improbable el análisis de otras alternativas de acción.

El líder impone su postura: En el nazismo, el discurso de odio de Hitler fue una de las principales causas de la masacre judía.

La ausencia de normas: Esto significa la ausencia de procedimientos de discusión de alternativas o “líneas rojas” que no hay que cruzar.

 La similitud de actitudes, ideología y origen social de los miembros: Los terroristas de los atentados de Barcelona tenían un fuerte sentimiento religioso en común y se movían en los mismos círculos.

 Contexto estresante: Hitler se aprovechó de la de fuerte crispación y desesperación existente en el pueblo alemán tras perder la I G.M. para promover acciones drásticas.

La baja autoestima de los miembros por algún fracaso reciente: ¿Qué mayor fracaso hay para un país que perder una guerra y encima tenerque pagar las reparaciones de la misma? (véase Tratado de Versalles, 1919).

Todo lo anterior se une para que el objetivo principal sea la búsqueda de consenso de todos los miembros y a toda costa, lo que produce una serie de síntomas de pensamiento grupal.

Si tu grupo tiene estos síntomas, está enfermo

Sobreestimación del endogrupo: Hitler creía que los alemanes eran una raza superior biológicamente, la raza “aria”, y que esto les legitimaba a mandar sobre toda Europa Oriental. (véase ideología racial nazi).

Cerrazón mental: Consiste en racionalizar y justificar cualquier indicio de error y estereotipar a los miembros del exogrupo. Esto ocurre en el Yihadismo, que justifica las matanzas como parte de un procedimiento de “limpieza” de impíos y apóstata.

Presiones hacia la uniformidad: Son las presiones que hay dentro del propiogrupo para que los que opinan de forma diferente no expresen su opinión. Esto puede surgir de los propios miembros, que reprimen sus dudas u opiniones porque “si los demás están de acuerdo, entonces tendrán razón”.

Como consecuencia, la capacidad crítica del grupo se ve claramente mermada ya que, “somos superiores, los demás están equivocados y todos estamos de acuerdo (o, al menos, eso parece) en que esta es la solución correcta”. Por tanto, no reflexionamos sobre distintas alternativas, aunque busquemos información externa la procesaremos de forma que sea congruente con las actitudes del grupo y, debido a esta sobreestimación del grupo tan pronunciada, no valoramos los riesgos de nuestras decisiones ni buscaremos un “plan B” por si fracasamos;

“¿Cómo vamos a fracasar, si somos biológicamente/moralmente/intelectualmente superiores?”

¿Cómo podemos evitar tomar estas decisiones tan horribles?

He puesto ejemplos tan extremos con fines divulgativos, pero el pensamiento de grupo sucede todos los días y en todas partes; desde en grupos de decisión empresarial hasta en los equipos docentes de las universidades, nadie está a salvo. Entonces,

¿cómo podemos prevenirlo?

Según Janis, este fenómeno se puede combatir con un proceso de decisión “vigilante”. Este proceso consiste en la libre expresión de opiniones, la neutralidad del líder, un análisis exhaustivo de posibles alternativas, una búsqueda extensa y no sesgada de información, la intervención de personas externas al grupo, la presencia de una persona dentro del grupo que siempre cuestione lo que opine la mayoría y el desarrollo de otros planes por si la primera opción fallara. En definitiva, el proceso de pensamiento grupal es otro indicio más de que actuamos de forma diferente en grupo que como personas individuales. Al fin y al cabo somos seres sociales y quién sabe si este tipo de procesos, que nos permiten ahorrar esfuerzo mental al seguir lo que dicen personas similares a nosotros, puede haber sido adaptativo. Sin embargo, considero que es crucial pararse a pensar en otras alternativas de acción y avalorar minuciosamente las que sugieren nuestros grupos de referencia, si no, puede pasar que el fascismo se levante de nuevo en forma de 12 escaños en el Parlamento Andaluz.

¿Y quién tiene la culpa? Nadie individualmente y todos como colectivo.