Ypsi – Manuel Iglesias Soilán

Psicología, talleres y proyectos educativos

¿Y psi… tus puntos débiles también te hacen fuerte?

Posted on

“La vida es un sistema balanceado de aprendizaje y evolución. Toda situación sirve a un propósito. Nos corresponde a nosotros decidir cuál podría ser ese propósito.”

Steve Maraboli

Desde que nacemos desarrollamos una serie de habilidades que nos hacen buenos en algún ámbito de nuestras vidas. Ante esto, la sociedad, por lo general,

nos potencia para que mejoremos y podamos sacar partido de nuestras fortalezas.

Sin embargo, nadie nos dice que aquello que comúnmente denominamos debilidades también puede servirnos para potenciar nuestra personalidad y modo de trabajo.

Desde la psicología se propone un modelo que denominamos “Fortalezas Equilibradas”, el cual nos habla de que no existen fortalezas y debilidades, sino más bien cualidades más o menos presentes en nuestra personalidad.

Digamos que cada uno de nosotros nos encontramos dentro de un continuo, hay gente muy organizada y gente muy poco organizada, y ninguna de las dos opciones es completamente negativa. Es tan importante enseñar a un niño muy organizado a hacer uso de esta habilidad de manera óptima y sin que la misma llegue a ser un problema (estos niños/as suelen ser muy obsesivos con el control), como enseñara alguien que tiene una capacidad organizativa baja que esto es positivo. A priori, nadie piensa que alguien que no sabe organizarse pueda sacar de ello algo bueno, sin embargo, la creatividad fluye mucho más en este tipo de ambientes, y su baja capacidad de organización le puede llevar a ser más espontáneo, aspecto que en muchos trabajos se potencia, y no solo eso, se premia.

Como veis, ambos extremos pueden conllevar algo negativo, pero también algo positivo.

Por ello, algo que nos debe quedar claro es que nuestras fortalezas, más o menos presentes en nuestra personalidad son tan negativas como positivas. Así que,

tendremos que ser conscientes de que forma están representadas para poder utilizarlas de la manera que más nos beneficie.

Los psicólogos conocemos el perfil de las “Fortalezas Equilibradas” gracias a un test. Yo he tenido la suerte de poder realizarlo y he descubierto cómo puedo utilizar algunas características de mi personalidad que en principio consideraba totalmente negativas.

Gracias a este test observamos nuestro continuo de fortalezas y comprobamos que se nos dividen en tres apartados.

Resultados del test de fortalezas de Elisa Martín, editora de YPSI
Resultados del Test de Fortalezas de Elisa Martín

En NARANJA, aquellas que tenemos de manera muy presente, es decir, en el continuo del que hablamos estaríamos en lo más alto.

En VERDE, las que se encuentran equilibradas, a priori, sin la explicación anterior podríamos pensar que estas son las correctas, las que mejor funcionan porque como mucha gente dice:

Ni tanto ni tan poco.

Sin embargo, ahora sabemos que no. Estas características podríamos decir que son las que no destacan, ni por arriba ni por abajo. Tienden a ser más neutrales. Es decir, en ocasiones actuaremos con ellas como si estuvieran muy presentes; por ejemplo en este caso “Cooperación”, a veces consideraremos oportuno que el trabajo en equipo es necesario y vital y otras nuestra acción irá más encaminada a un trabajo más individual. Ninguna de las dos opciones es negativa, como venimos diciendo, solo hay que saber cuando nos va a aportar mayor beneficio una que otra.

Por último, en AZUL, están las fortalezas poco presentes, son aquellas que en la continuidad de la que hablamos están en la parte más baja de la tabla.

En este perfil, por ejemplo “Equidad” se encuentra entre los más bajos.

¿qué significa esto?

En este caso los pensamientos van por la linea de que

aunque nos gustaría que la equidad fuera real en nuestro mundo, en ocasiones es compleja e incluso imposible de conseguir (muy a nuestro pesar).

A priori, puede parecer un pensamiento negativista, que suponga cierta falta de confianza en la sociedad y en el sistema en el que vivimos, pero, si somos realistas y miramos a nuestro alrededor la sociedad nos enseña que no hay equidad en muchos aspectos y que mucha gente no quiere que exista esta.

Así que, aunque puede ser interpretado negativatimente, en otras ocasiones puede ser bastante realista esta forma de pensar.

Como hemos visto a lo largo de todo el artículo, nuestras fortalezas son tanto las que están muy presentes en nuestra persona como aquellas que están en valores mínimos. Es importante que aprendamos qué cualidades tenemos y el modo en que las tenemos para saber trabajar con nosotros mismos, conocernos y saber sacarnos el máximo partido.

El conocimiento de nuestras fortalezas nos llevarán a un bienestar psicológico si las utilizamos de manera frecuente y acorde a nuestra personalidad.