Ypsi – Manuel Iglesias Soilán

Psicología, talleres y proyectos educativos

¿Y psi… no estuviera claro que existe la personalidad?

Posted on

“Nuestro conocimiento es necesariamente finito, mientras que nuestra ignorancia es necesariamente infinita”

K. Popper

La personalidad, ese aspecto de los seres humanos que a todos nos interesa, no importa con quién hables o de que profesión o ámbito de estudio proceda. Intentar conocer como somos las personas en lo más profundo de nuestro ser, que mueve nuestras acciones y que nos diferencia a unos de otros es algo que no puede pasar desapercibido para nadie.

La investigación actual define la personalidad como la organización dinámica y única de de las características psicológicas de la persona que dan sentido a su comportamiento,

Está claro que, tratándose de un concepto tan abstracto, cuesta un poco entender lo que realmente significa, y pueden surgirnos numerosas preguntas como…

¿Qué abarca exactamente la personalidad?, ¿cuándo aparece?, ¿es posible que una persona cambie su personalidad?, ¿qué determina que seamos cómo somos?…

Podríamos tratar prácticamente infinitas cuestiones más, y seguiríamos con dudas… Es importante señalar algo: aunque puede darnos la sensación de que la psicología ha estado ahí siempre, debido a que trata temas muy diversos que representan algunas de las dudas que más tiempo llevan acompañando al ser humano, pero no debemos olvidar el hecho de la psicología es una ciencia joven, recordemos que como tal, tan solo lleva existiendo unos 150 años, si además hablamos en concreto de la personalidad, ese número se reduce a 80 años. Entonces, cabe preguntarse si la ciencia es tan joven ¿Por qué si la personalidad es un concepto en boca de todos, no tenemos el bagaje suficiente para demostrar su existencia?

La respuesta amigos míos, es que quizá deberíamos hablar con más cautela. Como ciencia que somos debemos seguir (al menos en ciertos aspectos) el legado que nos han dejado otras ciencias tales como la física. Refiriéndonos por ejemplo a esta ciencia, hasta el año 1666 no se enuncio el “descubrimiento” de la gravedad; estamos hablando de algo tan evidente e innegable como que existe una fuerza que ancla los cuerpos al suelo, y aun así se tomó 1666 años de nuestro calendario para contrastar dicha verdad, cabría preguntarse

¿No estamos siendo algo incautos?

Está claro que estamos ante casos totalmente diferentes, ya que prácticamente todo lo que estudia la psicología son procesos internos no observables que resultan muy difíciles de demostrar, pero con este símil pretendo despertar una reflexión en vosotros.

Hubo incluso un tiempo entorno a los años 70-80 que la disciplina de la psicología de la personalidad atravesó una profunda crisis, en la que se llegó a poner en duda si el estudio de un constructo tan indefinido como ese era útil o podría llegar a algún lado.

Pero, por fin, después de tantas cuestiones, quiero tranquilizar las dudas que probablemente estéis teniendo ahora mismo, esta crisis se superó y gracias a números estudios interdisciplinares se llegó al consenso de que muy probablemente (no es seguro) la personalidad existe, pero que se trata de un constructo que es bastante complejo de estudiar. De todas formas, hoy el estudio de la personalidad es algo fundamental en la práctica clínica ya que nos aporta información muy útil y que además podemos contrastar con otros datos como la entrevista o la observación directa.

A partir de aquí, según mi perspectiva ahora que la duda ha sido implantada en lo más profundo de vuestra mente, vosotros estáis tan implicados como yo en intentar resolver la gran duda

¿La personalidad existe?

Me gusta referirme en estos temas a que la ignorancia nos hace esclavos de la mentira,y el conocimiento cómplices de esta, hasta que podamos desentrañar la verdad que esconde por lo que, ahora que sois tan culpables como yo de no tener una respuesta, nos pongamos mano a la obra.