Ypsi – Manuel Iglesias Soilán

Psicología, talleres y proyectos educativos

¿Y psi… los terraplanistas y los nacionalistas tuvieran más en común de lo que crees?

Posted on

“Cualquier destino, por largo y complicado que sea, consta en realidad de un solo momento: el momento en que el hombre sabe para siempre quién es”

Jorge Luis Borges

¿Alguna vez has dicho “ganamos 5-0” refiriéndote a la victoria de un equipo de fútbol? ¿Has pensado que las personas que comparten tu misma ideología política son más inteligentes que los demás? ¿Sientes rabia cuando un extranjero habla mal de tu país?

Todas éstas son conductas normales explicadas por la teoría de la identidad social (Tajfel y Turner, 1979) y la teoría de categorización del yo (Turner, 1978).

El otro día, buscando algo que ver en Netflix, me encontré con un documental llamado “La Tierra es Plana”. Por curiosidad me puse a verlo y descubrí que en 2019 aún hay una comunidad de personas que creen que, efectivamente, vivimos en una especie de disco cubierto por una cúpula y rodeado por un muro de hielo, y que hay una conspiración mundial para ocultárnoslo (aún no entiendo qué sentido tendría esto). Al principio pensé simplemente que eran unos ignorantes, pero a medida que avanzaba el documental, me fui dando cuenta de algo importante: ser terraplanistas era su identidad, su grupo de referencia y una parte nuclear de su autoconcepto. Muchos habían construido su red de amistades, su trabajo, su pareja y, en definitiva, su vida en torno a esta creencia. Es decir, no era tanto su ignorancia lo que les hacía creer que la tierra es plana, sino su necesidad básica de establecer una identidad y categorizarse como parte de un grupo, de sentirse parte de algo y no solos, como muchos decían haberse sentido a lo largo de su vida.

¿Cómo se explica esto desde la psicología social?

En los años 70, surge en Europa la Teoría de la Identidad Social a raíz de los estudios con el llamado “paradigma del grupo mínimo”. Estos estudios pusieron de manifiesto que, la mera asignación de las personas a un grupo apelando a una característica común (por ejemplo, creer que la tierra es plana), hacía que se comportaran como miembros de ese grupo.

Basta con que se agrupe a una serie de personas en base a una característica en común para que se perciban como miembros de un mismo grupo.

Según los autores, esta categorización supone además una implicación emocional importante para los individuos, ya que se perciben como semejantes y a la vez distintos a los miembros de otros grupos. Este proceso de formación de la categoría social tiene tres ideas o fases principales:

Categorización:
Desde pequeños empezamos a clasificar el mundo en categorías para simplificarlo y el entorno social no podía ser menos. Esto nos permite asociar las características propias de una categoría directamente a los individuos, de manera que evitamos un análisis completo cada vez que conocemos a alguien. Por ejemplo, si nos encontramos a una persona vestida con traje y un maletín en la mano podremos inferir (erróneamente o no) que pertenece a la categoría de persona de negocios y con ello asociamos todas las características que para nosotros/as eso puede suponer: clase media-alta, seriedad, responsabilidad, ocupada/o, etc…

Identificación
Al igual que categorizamos a las personas, también necesitamos formarnos un esquema mental sobre quienes somos y qué nos define; nuestro autoconcepto. Para ello, tenemos una identidad personal (soy una persona tímida) y otra grupal (soy de X nacionalidad) y la que utilicemos dependerá del contexto. Por ejemplo, si tenemos que hablar en público será más saliente nuestra timidez, pero si juega España contra Portugal en un mundial de fútbol, podríamos identificarnos más fácilmente como españoles.

La comparación
En esta fase ocurren dos procesos: Por un lado, al compararnos con personas de nuestro grupo y ver nuestra semejanza con ellos, se hace saliente nuestra identidad social y empezamos a actuar como miembros y no como personas individuales, de manera que cualquier ataque a nuestro grupo (por ejemplo, nuestro país), lo tomamos como un ataque personal. Por otro lado, buscamos compararnos con otros grupos para buscar una distinción social positiva y diferenciarnos así del resto. Este proceso se plasma muy bien en el título del trabajo de Steffens y sus colegas de 2016:

“Nuestros seguidores son leones, pero los de ellos son borregos”

Este sería el caso de los terraplanistas, que piensan que los defensores de la Tierra redonda están adoctrinados por la ciencia, que según ellos es la nueva religión mundial, lo cual conlleva la devalorización del exogrupo y el favoritismo endogrupal (“nosotros somos más críticos”).

En definitiva, en muchas ocasiones y dependiendo del contexto, nos identificamos como miembros de un grupo (terraplanistas, españoles, de izquierdas, psicólogas/os…) y actuamos en base a ese sentimiento de pertenencia. Esta identificación obedece a las necesidades básicas y aparentemente contrarias de las personas de formar grupos y sentirse parte de una comunidad de semejantes, y a la vez de distinguirse del resto logrando una identidad social positiva en algún aspecto. Si encima esta identidad social tiene un peso importante en cómo nos relacionamos y valoramos, abandonarla supondría una auténtica amenaza a los cimientos de nuestra vida. Por eso, a pesar de las múltiples evidencias científicas de que La Tierra es redonda, los terraplanistas nunca asumirán esta realidad porque, si no, ya no tendría sentido hacer sus congresos anuales, sus programas de radio y canales de youtube (su principal fuente de ingresos) cerrarían, sus relaciones sociales seguramente se esfumarían al no tener nada más en común y sus gurús perderían totalmente su poder e influencia. Sin embargo, no podemos olvidar que estas necesidades son comunes a todos los seres humanos, por lo que nadie se libra: puede que no seas terraplanista, pero sí estudiante, o del Real Madrid, o nacionalista, o cristiano. Cada persona tiene sus creencias y su identidad y, por mucho que argumentemos y debatamos, es tremendamente complejo cambiarlo.


Referencias:

– Teoría de la identidad social: https://www.psicologia-online.com/teoria-de-la-identidad-social-808.html
– Teoría de la autocategorización: https://www.psicologia-online.com/teoria-de-la-categorizacion-del-yo-o-autocategorizacion-turner-821.html
– La tierra es plana: https://www.eldiario.es/cultura/cine/giratoria-documental-destapa-locuras-tierraplanistas_0_872113941.html
– Autoconcepto: https://es.wikipedia.org/wiki/Autoconcepto
– Paradigma del grupo mínimo: https://es.wikipedia.org/wiki/Paradigma_del_grupo_m%C3%ADnimo
Exogrupo: https://glosarios.servidor-alicante.com/psicologia/exogrupo
– Favoritismo endogrupal: https://lamenteesmaravillosa.com/el-sesgo-endogrupal-como-se-forma-y-en-que-consiste/