Ypsi – Manuel Iglesias Soilán

Psicología, talleres y proyectos educativos

¿Y psi… aprendemos a gestionar las derrotas?

Posted on

“En la vida de un deportista hay momentos buenos y momentos malos, hay victorias y derrotas. Lo más importante es saber convivir con todo tipo de situaciones y levantarse al día siguiente. Levantarse para ganar” 

Dusko Ivanovic

Todas las personas en algún momento de nuestra vida hemos ganado y hemos perdido. En el deporte, estas situaciones también se dan; se puede ganar, perder o incluso empatar. Las derrotas y los empates no nos sientan tan bien como las victorias, ¿verdad? Esto es algo normal, ya que todos queremos ganar y ser los mejores en aquello que realizamos.

A veces, en la vida hay que perder

Tenemos que entender que no es algo malo que perdamos, ya que podemos aprender a gestionar las derrotas, al igual que las victorias, y seguir creciendo como personas y como deportistas. Para ello, el entrenador debe colaborar codo con codo con el psicólogo deportivo, ya que el trabajo de gestión emocional que se ha de llevar a cabo con el jugador o el equipo pertinente va a depender, entre otras cosas, del número de derrotas seguidas que lleve/n acumuladas.

Es necesario perder; nos ayudará a ser mejores

A veces es muy necesario perder, ya que nos impulsa al cambio y con ello a un nuevo aprendizaje. Desde mi punto de vista, nadie ha llegado lejos sin antes caerse varias veces y aprender de esos errores.

La gestión de los fracasos y de las victorias es muy importante no solo en los deportistas de alto rendimiento, también en jóvenes o en personas que realizan deporte de manera lúdica. Asimismo, en el caso de los niños/adolescentes deportistas, el papel que juegan los padres en la gestión emocional de las derrotas y los triunfos resulta indudablemente crucial.

Gracias al deporte los niños pueden aprender a gestionar victorias y derrotas, y con ello, ayudarles a enfrentase a problemas de la vida

En resumen, podemos afirmar que en el manejo de los fracasos y las victorias en el ámbito deportivo influyen diferentes factores sobre los que habría que intervenir y, asimismo, lograr gestionar adecuadamente dichos conflictos ayuda a las personas a extrapolar los aprendizajes adquiridos en el terreno de juego a otros contextos de la vida diaria en los que les resultarán verdaderamente útiles.

¿Cómo puedes gestionar estas emociones?

En primer lugar, cabe destacar que la gestión de emociones es uno de los trabajos psíquicos más complejos, por lo que no dudes en apoyarte de un profesional de la psicología del deporte si crees que tus fracasos deportivos te consumen.

En primer lugar, localiza las emociones negativas y después focalízate en los pensamientos positivos. Las causas del maletar pueden ser múltiples: ¿me siento culpable por mi equipo? ¿creo que la culpa la tiene un compañero? ¿cuál es la razón? Identificar el foco puede ayudarnos a orientar nuestra actuación. Sí, por ejemplo, creemos que algún compañero no está lo suficientemente enfocado podríamos acercanos a él para valorar qué le ocurre si en ocasiones anterior lo ha estado ¿quizá este pasando un mal momento? ¿puede que se sienta igual que tú? ¡Descúbrelo dialogando! En segundo lugar, no olvides que tendrás otra oportunidad para la que puedes volver a trabajar, por lo que…

¡A por ello!

Algunas veces, toda esta frustración y dolor se cura con… tiempo. Libera tu tensión con actividades lúdicas y distrae tu cabeza de lo ocurrido y poco a poco sanará

Quizá lo que te ocurra es que los nervios de la situación puedan estar anulando tus capacidades físicas. En ese caso, te recomiendo que consultes otro de mis artículos: AQUÍ